Saltar al contenido

La psicosis en masa es la epidemia más peligrosa.

Esta entrada es una recopilación de ideas expuestas en los siguientes videos, los cuales recomiendo enormemente.

Primero se induce a la población a un estado de miedo o ansiedad mediante amenazas reales, imaginarias o inventadas y, una vez en estado de pánico, se abre la puerta para que se produzca una reacción positiva o negativa. Si una sociedad está compuesta por individuos autosuficientes, resistentes y fuertes interiormente, puede producirse una reacción positiva. Pero si está compuesta principalmente por individuos débiles, inseguros e indefensos, el descenso a los delirios de una psicosis masiva, se convierte en una posibilidad real.

En el pasado, las psicosis en masa provocaron genocidios, persecuciones y castigos atroces. Recuerden la Alemania Nazi, por ejemplo.

En la era moderna, la psicosis del totalitarismo es la peor amenaza. Es el fenómeno moderno del poder estatal centralizado total unido a la limitación de los derechos humanos individuales.

Los gobernantes son elevados a un estatus casi divino que es diametralmente opuesto a nuestra verdadera naturaleza imperfecta y fácilmente corrompible por el poder. Las masas, por su parte, se transforman en súbditos, dependientes y sumisos de estos gobernantes patológicos, adoptando un estatus psicológico regresivo e infantil, y entregando el control total de sus vidas.

Sólo una clase gobernante ignorante creerá que posee el conocimiento, la sabiduría y la perspicacia para controlar completamente la sociedad de forma autoritaria.

En una sociedad compuesta por gobernantes hambrientos de poder, por un lado, y por una población psicológicamente regresiva, por otro, se corre el riesgo de caer en el sufrimiento y la ruina social.

«El Menticidio es un viejo crimen sistematizado contra la mente y el espíritu humanos. Es un sistema organizado de intervención psicológica y perversión del juicio a través del cual una [clase dominante] puede imprimir [sus] propios pensamientos oportunistas en las mentes de aquellos [que] planean utilizar y destruir» Joost Meerloo.

El mentícidio comienza con la siembra del miedo. Bajo esta técnica se escalonan periodos de calma, pero a cada uno de estos periodos de calma le sigue la fabricación de una ilusión de miedo aún más intenso, y así sigue el proceso.

«Cada ola de terror… crea sus efectos más fácilmente que aquella que la precedió, porque la gente todavía está perturbada por su experiencia anterior. La moral es cada vez más baja, y los efectos psicológicos de cada nueva campaña de propaganda se hacen más fuertes; llegando a un público ya ablandado.” Meerlo

Los funcionarios del gobierno, y sus lacayos en los medios de comunicación, pueden utilizar informes contradictorios, información sin sentido e incluso mentiras flagrantes, ya que cuanto más confundan, menos capaz será la población de hacer frente a la crisis. Mientras el pueblo sigue buscando un contraargumento razonable a la primera mentira, los totalitarios asaltan con otra.

Hoy en día teléfonos inteligentes, redes sociales, televisión e Internet, todo ello en conjunción con los algoritmos que censuran rápidamente el flujo de información no deseada, permiten a los gobernantes asaltar fácilmente las mentes de las masas. Saben que pueden condicionar más rápidamente a sus víctimas si las mantienen aisladas. Una población bajo ataque desciende a un estado desesperado y vulnerable.

Los aspirantes a totalitarios pueden ahora dar el paso decisivo, ofrecen una salida aportando una «solución» en un mundo que parece avanzar rápidamente en la dirección contraria. Pero todo esto tiene un precio: las masas deben renunciar a la libertad y ceder el control de todos los aspectos de la vida a la élite gobernante. Deben renunciar a su capacidad de ser individuos autosuficientes y responsables de sus propias vidas, y convertirse en súbditos sumisos y obedientes. Ya no se necesita asumir la responsabilidad de su propia vida. El orden y la lógica del mundo infantil reinan. Hay paz y silencio, la paz de la sumisión total.

¿Cómo puede limitarse el avance del totalitarismo?

El primer paso es poner orden en nuestra propia mente y vivir de forma que sirva de inspiración para que otros nos sigan.

La información que se enfrenta a la propaganda debe difundirse lo más lejos y lo más ampliamente posible. Otra táctica es utilizar el humor y ridiculizar para deslegitimar a la élite gobernante.

Las estructuras paralelas son más eficaces para combatir el totalitarismo que la acción política. Estas estructuras se crean como una segunda cultura que se forma espontáneamente y funciona como un enclave de libertad y cordura dentro del mundo totalitario.

Pero, por encima de todo, lo que se necesita para evitar un descenso total a la locura del totalitarismo es la acción de tanta gente como sea posible. Al igual que la élite gobernante no se queda sentada pasivamente, sino que toma acciones deliberadas para aumentar su poder, también hay que hacer un esfuerzo activo y coordinado para mover el mundo en dirección hacia a la Libertad. Esto puede ser un inmenso desafío en un mundo que está siendo presa de los delirios del totalitarismo.

Termino con una frase de Thomas Paine que dice: «La tiranía, como el infierno, no es fácil de conquistar; sin embargo, tenemos el consuelo de que cuanto más duro sea el conflicto, más glorioso será el triunfo».

Artículo escrito por ARKAD

Desde que entré en Bitcoin en 2017 me ha apasionado el mundo de bitcoin y la privacidad. Mi lema es: Privacidad, Responsabilidad y Soberanía #bitcoin
¿Te ha sido útil esta madriguera? Puedes dejarme una propina via Lightning network u on chain 🙌
Arkad

Paynyms (Samourai Wallet):
PM8TJZWjNwYevrx2HuavUU8MpfTexzUUFP4ZpCRzbQvi65c35nn53PCGi5cujqjXUn6wQvQTkvCEvTJ1tesDqWpqmpBnYXHAheNKTy4Vh4jWzWgspwED
+livelyvoice1db